• luciana bongiovanni

Domingos de exploración (Parte I)

Actualizado: ago 3

Encuentros felices en la red que no puedo evitar compartir.


Photo by Sincerely Media on Unsplash

Suelo pasar varias horas a la semana explorando en internet. Es una actividad que puede parecer ociosa pero, para mí, es un ejercicio de creatividad. Alucino cada dos minutos con objetos o situaciones totalmente distintas que me inspiran ideas infinitas y que me despiertan una cantidad de asociaciones posibles que no les puedo explicar. Pueden ser productos artesanales únicos, casas decoradas de una manera original o simplemente bellas, reciclaje de cosas sorprendentes, obras de arte, negocios originales, lugares del mundo poco conocidos, nuevas tendencias, usos no tradicionales de objetos cotidianos, muebles que estoy buscando para mi casa, tutoriales, videos, podcast, cuentos, ensayos, curiosidades, etc. etc. etc.


Me flashea, también, cómo una cosa lleva a la otra por caminos impensados: de un blog de lifestyle a una nota en donde se recomiendan series de TV según el tipo de barba de sus protagonistas ;D o de un video de cómo hacer una “gallery wall” a una artista increíble que trabaja con materiales impensados como el pelo o la basura plástica.



Sigo a muchas bloggers y publicaciones de decoración o lifestyle, también. Y, al entrar en sus newsletters, me encuentro con cada uno de sus diferentes mundos que me trasladan, a su vez, a los universos de otrxs que ellas admiran. Es una buena fuente de recursos para inspirarme, además, de motivarme. A mí, las maravillosas producciones de otrxs no me generan complejo de inferioridad o síndrome del impostor, al contrario, me abren la cabeza a todo lo que es posible hacer que mi mente pequeña ni se imaginaba.


Además, en esta búsqueda, encuentro hallazgos prácticos como: proveedores de materiales artísticos, talleres diversos, y pequeños (y, a veces, grandes) locales que venden objetos bellos que me encantaría compartirles. Mi idea –además de continuar la rueda de inspiración y curiosidad– es colaborar en el desarrollo de su creatividad, en la creación de ambientes de sus casas que las representan y, quizás también, en conseguir el regalo perfecto apoyando a creadores nacionales.


Lo que tienen en común todas estas propuestas es que me generan momentos felices. Espero que a ustedes también :)


Acá les comparto algunas de las misceláneas que me llamaron la atención últimamente (todo lo que está en inglés, el amigo Google se los puede traducir):






  • Un hermoso reloj de pulsera hecho completamente con basura digital (llegó a mí gracias a mi amigo, el fotógrafo y videógrafo, Tito Coletes que siempre está en la búsqueda de cosas curiosas como yo). Es un prototipo que la marca Vollebak piensa lanzar en 2021 con el objetivo de reducir las 50 millones de toneladas de desperdicio electrónico anual (las partes internas de computadoras, celulares y televisores, entre otros). Algo increíble es que todo lo digital que tiramos se compone de muchos de los metales preciosos del mundo: oro –el 7% del oro del mundo se encuentra en la basura :O –, plata, platino, cobalto, cobre, níquel, aluminio y cinc. Los millones que se gastan en sacarlos de la tierra (y la contaminación que ese proceso genera) para terminar en un basurero produciendo más polución...⁠

  • Descubrí que Tastemade tiene tutoriales DIY! De ahí sí que no volvés… Estos maceteros me parecieron divertidos.

  • Un buen uso de piletas en invierno: un skate park y una obra de arte.

  • La entrevista a Manuel Puig –uno de mis escritores argentinos favoritos– en el programa español A fondo de 1977. Recomendada por mi amiga Ceci de Un club de lectura en su newsletter semanal –les sugiero que se suscriban porque todas las semanas recomienda diferentes textos o contenidos relacionados con la literatura súper interesantes, además de chequear sus cursos de escritura que la rompen. La entrevista es hermosa, destaco una parte que me encantó: de chico descubrió que su ticket de salida del pueblo pampeano en el que vivía era estudiar idiomas. Después de muchos años de vivir en países con otra lengua, se dio cuenta que había perdido su propio lenguaje, no sabía cuál era y no podía escribir. Lo genial es que lo encontró a través de la reconstrucción de personajes de la vida real de su niñez a partir de sus voces. Por ejemplo, la forma como regañaba su tía a los niños, las palabras que usaba, fueron la base para crear un personaje y, de ahí, el relato en sí.

  • Estas cajas de zapatos recicladas con manijas de macramé de la genia de Vicky de My Fun Time no pueden ser más bellas.





Este es un primer blog en el que comparto mis hallazgos (de ahí el "Parte I" del título), la idea es que sea una serie porque tengo miles de cosas más para mostrarles. Cuéntenme si les gusta y qué es lo que más les sorprendió.


Espero que lo disfruten y tengan un domingo lleno de exploración!




#creatividad #comunidadcraft #comunidad #crearnoshacefelices #decoracion #reciclaje #curiosidades #miscelaneas #listado #diy #tutoriales #arte #vidacreativa #exploracion #exploracionenlared #hallazgosenlared


Colaboradora editorial de Comunidad Craft. 

Si querés enterarte de nuestras novedades y las últimas tendencias craft, sumate al newsletter

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco

©2020 Luciana Bongiovanni

Av. García del Río 2830, Buenos Aires, Argentina